Estos son los mejores obeliscos de Egipto

Estos son los mejores obeliscos de Egipto

Obelisco de Hatshepsut

Obelisco de Hatshepsut

Los obeliscos de Egipto son auténticos símbolos de aquella civilización antigua y han generado fascinación en otras posteriores. Prueba de ello es que en la actualidad, algunos están repartidos por otros lugares del mundo, como Roma, París, Estambul o Nueva York. Y han servido de inspiración para la construcción de otros nuevos, en todos los casos como metáfora de poder, recuerdo eterno o libertad. Por ello, en este post te mostramos los mejores ejemplares de esta tipología única.

Qué son y cómo son los obeliscos de Egipto

Los obeliscos de Egipto son grandes pilares de piedra con sección cuadrangular y forma de aguja que se solían instalar a la entrada de grandes templos de aquella religión antigua. Se ha debatido mucho sobre su verdadero significado, aunque todo hace indicar que se trataba de algún tipo de símbolo solar, quizás a modo de rayos solares petrificados o como gesto de adoración al dios Ra. 

En sus caras se solían incluir jeroglíficos, a menudo con mensajes conmemorativos promovidos por faraones. Por lo general, formaban parejas y se empleaban diferentes tipos de piedra para su construcción, como granito, basalto o cuarcita. Una de sus grandes particularidades es que se realizaban en un solo bloque de piedra (monolitos).

Obeliscos en Karnak

Obeliscos en Karnak

Lista con los obeliscos más importantes conservados en Egipto

Por desgracia, muchos obeliscos de Egipto han acabado desapareciendo o trasladándose fuera del país. Pero aún hoy se conserva un buen número de ejemplares en diferentes ciudades. Estos son los más destacados.

Obelisco de Sesostris I, Heliópolis (El Cairo)

Muy cerca del Aeropuerto Internacional de El Cairo se sitúa este obelisco que ostenta un récord: ser el más antiguo conservado (siglo XX a.C). Se emplazó en la importante ciudad de Heliópolis, principal centro de culto del dios solar Ra. 

Obelisco de Hatshepsut, Luxor

Este obelisco es uno de los muchos que tuvo el conjunto de templos de Karnak, en la Antigua Tebas (actual Luxor), en concreto en el Gran Templo de Amón. Con casi 30 metros de altura, fue uno de los más grandes del país, en sintonía con las enormes proporciones de este recinto sagrado. 

Obelisco de Ramsés II, Luxor

Este obelisco se encuentra en el otro gran templo de la Antigua Tebas: el conocido como Templo de Luxor. Sus dimensiones son también considerables, con 25 metros de altura. Gran fama tiene el obelisco que le hacía pareja: el que se eleva actualmente en la Plaza de la Concordia de París.

Obelisco de Ramsés II, El Cairo

Otro de los muchos obeliscos erigidos por este gran faraón de la XIX dinastía. Y es también el que tendrán más a mano los viajeros que visiten la capital, El Cairo, pues se encuentra en los jardines de Al Masalah, en la isla de Gezira.

Obelisco inacabado, Aswan

Es probablemente uno de los más singulares e interesantes para comprender cómo se hacían los obeliscos de Egipto. Se encuentra en la ciudad de Aswan, que contaba con una de las canteras más importantes del país. En ella está este ejemplar que, por algún motivo (quizás un defecto en la piedra), quedó inacabado, sin llegar a extraerse por completo de su bloque original. 

En nuestros circuitos, descubrirás estos y otros magníficos ejemplares. Y si quieres visitar el recinto en el que se ubica este último obelisco, Egipto Exclusivo se encargará de conseguirte el mejor guía local en español. Ponte en contacto con nosotros para organizar tu viaje.