Buceo en Alejandría: una actividad desconocida y con sorpresa

Buceo en Alejandría: una actividad desconocida y con sorpresa

Bucear en Alejandria

Bucear en Alejandria

En el blog de Egipto Exclusivo dedicamos amplio espacio a la práctica del buceo en el Mar Rojo, pues está considerado uno de los lugares más fascinantes para realizar esta actividad. Y aunque la mayoría de inmersiones tienen como objetivo el avistamiento de peces, también se puede hacer lo mismo en busca de pecios hundidos en el fondo del mar. Pero, ¿y si resulta que esto mismo se puede hacer en la costa mediterránea, entre restos de naufragios o desastres acontecidos varios milenios atrás? En este post te damos algunas claves sobre la práctica de buceo en Alejandría, que mucho tiene que ver con ello.

Una noticia sorprendente para relanzar el buceo en Alejandría

Recientemente ha dado la vuelta al mundo una noticia que demuestra las sorpresas que puede deparar el buceo en Alejandría: fue descubierta en el fondo del mar una galera de la época ptolemaica, a unos 30 km al este de esta ciudad. Y el motivo de su hundimiento no fue menos singular: mientras estaba amarrada en puerto, se le cayó un monumento encima, en concreto el templo de Amón de la antigua ciudad de Thonis-Heracleion, víctima de un terremoto.

Por supuesto, este descubrimiento ha sido posible gracias al trabajo y las investigaciones de grandes arqueólogos submarinos y no de aficionados a esta actividad. Sin embargo, demuestra que la riqueza submarina que hay en la costa alejandrina es única. 

Bucear en Alejandría

Bucear en Alejandría

Qué se puede ver en una jornada de buceo en Alejandría

Por supuesto, durante una jornada de buceo en Alejandría o en sus alrededores podrás avistar fauna marina típica de estas aguas mediterráneas. Por ejemplo, espectaculares rayas águila o discretas morenas de mar escondidas entre arrecifes, al igual que pulpos. 

Sin embargo, lo que hace aún más especial el buceo en Alejandría son los restos arqueológicos que se pueden encontrar a escasa distancia de la costa. El motivo es el comentado más arriba: diversos terremotos hundieron la ciudad y provocaron que construcciones enteras cayeran al mar, así como esculturas que formaban parte de su decoración. A ello también ha contribuido el aumento del nivel del mar durante estos siglos, que se estima en unos 6-8 metros.

El más famoso es el llamado Palacio de Cleopatra. Situado en el mismísimo puerto occidental de la ciudad de Alejandría, aquí es posible bucear entre estatuas de Marco Antonio, esfinges y áreas del palacio. No se queda atrás el Faro de Alejandría, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo: aunque la visibilidad bajo el agua es escasa, en los alrededores del castillo de Qaitbay es posible contemplar bloques de piedra de lo que fue aquella gran obra arquitectónica.

Precisamente por tratarse de un lugar de inmersión de escasa visibilidad y por estar ubicado en una zona de gran trasiego de embarcaciones, para poder sumergirte aquí tendrás que contratar los servicios de empresas del sector, dotadas del mejor equipamiento y la máxima experiencia.

Y la inmersión merecerá la pena si contratas a profesionales de confianza. De ello se puede encargar Egipto Exclusivo, así como de cualquier otro detalle relacionado con tu viaje a esta ciudad.