Algunas cosas que no sabías de Akenatón

Algunas cosas que no sabías de Akenatón

El Faraón Akenatón

El Faraón Akenatón

Akenatón es el faraón hereje, aquel miembro de la dinastía XVIII que reinó durante el Imperio Nuevo pero que sus sucesores quisieron borrar de la Historia: una revolución monoteísta y un cambio de capital (Ajetatón, actual Tell el-Amarna) son algunos de sus grandes sacrilegios. Pero hay otros datos muy básicos que quizás no conocías y que te convendría saber si vas a viajar a Egipto y quieres entender mejor al personaje y su periodo histórico (mediados del siglo XIV a.C).

#1. Su nombre: Akenatón… y otros muchos

Akenatón tuvo, en realidad, varios nombres. Los primeros, antes de su revolución religiosa: Amenhotep IV o Amenofis IV, en loa al dios Amón, el dios más venerado en la Tebas de aquel entonces (hoy Luxor). Pero tras su reforma religiosa, decidió cambiar y adoptar Akenatón, que en otros casos también se suele escribir Ajenatón o Akhenaton, y significa “agradable a Atón”, el dios del disco solar que él implantó como prácticamente único.

#2. Esposo de Nefertiti….

Un importante detalle de su vida fue su matrimonio con Nefertiti, que significa “la bella ha llegado”, algo que se corresponde con la realidad a tenor del busto conservado en el Neues Museum de Berlín, todavía hoy considerado como un canon de belleza ideal. Ella, por cierto, también cambió su nombre a Neferneferuaton (“maravillosa belleza de Atón”), pero apenas se utiliza hoy, quizás por su dificultad.

Amenhotep IV

Busto de Amenhotep IV en el museo de Luxor

#3. … y el padre de Tutankamón

Pero en lo que a fama se refiere, el hijo superó al padre, pues uno de sus descendientes y sucesores fue Tutankamón, lanzado al estrellato por su espectacular tumba, descubierta en 1922 por Howard Carter y hoy presente sobre todo en el Gran Museo de Giza. Pero pese a ser hijo de Akenatón, no fue su seguidor: Tutankamón, aunque murió muy joven (18 años aproximadamente), fue uno de los impulsores del retorno al orden religioso.

#4. Representaciones andróginas… ¿por qué?

Akenatón es probablemente el faraón más fácil de reconocer: su aspecto andrógino ha provocado ríos de tinta y numerosas especulaciones. Sus amplias caderas, sus pechos más voluminosos de lo normal, sus labios carnosos y su vientre abultado acercan su figura a la de una mujer, pero aún no hay una explicación satisfactoria sobre los motivos que le llevarían a ser representado así. 

#5. Dónde está su tumba

Al igual que ocurre con la tumba de Alejandro Magno, el descubrimiento de su tumba es todo un misterio, aunque algunos investigadores aseguran categóricamente que es la KV55 del Valle de los Reyes. Lo que parece claro es que fue enterrado en un principio en la necrópolis de Ajetatón y, después de su muerte, fue llevado al Valle de los Reyes, quizás por parte de alguno de sus hijos.

#6. Reconstrucciones faciales

En la tumba KV55, por cierto, se encontró una momia que podría ser la de Akenatón, y eso ha llevado a tratar de reconstruir los rasgos faciales del faraón, dando como resultado retratos 3D menos idealizados que los que han llegado hasta nuestros días.

Sin duda, Akenatón es uno de los faraones a los que más mención se hace durante las visitas guiadas por Luxor y por los museos egipcios del país, de modo que si te interesa la vida de este enigmático faraón, abre bien los ojos para no perder detalle. Y recuerda que nuestra agencia puede llevarte a todos los lugares relacionados con este faraón, incluido Tell el-Amarna (la antigua Ajetatón),